Buscar

Golpean e insultan a médico que atendió a joven que murió en cirugía en Edomex



Después de un mes de haber sido agredido por familiares y amigos de una paciente que falleció durante una cirugía, el médico José Navarro denunció que debió huir de su lugar de origen, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, junto con su familia, por temor a represalias.


Los hechos se registraron el 21 de noviembre de 2020, en el Hospital San Rafael, ubicado en el kilómetro 43 de la autopista México-Querétaro, pero los videos se comenzaron a difundir en días pasados en redes sociales.


Las cámaras de seguridad grabaron cuando 4 sujetos sacan a la calle al médico cirujano cardiotorácico José Navarro.


“Me sacan prácticamente del quirófano a patadas, a golpes. Me bajan, primero, entre dos, cuando bajé ya había un tercero, luego un cuarto sujeto. Me sacan de la clínica a golpes y amenazas”, señaló en entrevista televisiva.


El médico informó que sus agresores eran familiares de una paciente de 14 años de edad que falleció durante una cirugía practicada en octubre del año pasado, después de que sufrió cuatro paros cardiacos. La joven tenía además un absceso en un pulmón.


“Porque maté a la niña, según, siendo que este tipo de problemas, pues no ocurren de un día para otro, sino antes hay una evolución de al menos dos meses para que se forme este tipo de problemas”, señaló.


El médico fue trasladado al Ministerio Público de Cuautitlán Izcalli acusado de homicidio por la familia de la menor, y estuvo preso durante tres días.


Al realizarse la necropsia se concluyó que falleció por una fuerte infección en el cuerpo y no por negligencia médica.


“Me ha causado un problema psicológico tremendo. A cada rato estoy pegado a la ventana. Me voy por otro camino, veo para adelante, para atrás, oigo ruidos en la noche, realmente tengo miedo”, reveló.


¿Qué le pasó a la menor?


El 23 de octubre del año pasado, la menor fue operada por Navarro por primera vez tras ser diagnosticada con empiema, una infección que causa pus en el pulmón, según la tomografía, debía ser una cirugía abierta, es decir que se debía cortar la piel y tejidos para visualizar los órganos involucrados.


Tiempo después, el médico consideró que necesitaba una segunda operación, misma que se realizó el 20 de noviembre, pero la cirugía se complicó porque la paciente despertó de la anestesia, presentó diversas arritmias cardiacas y aunque la volvieron a sedar, la tuvieron que reanimar en cuatro ocasiones, pero ya no resistió el quinto paro cardiorrespiratorio.

134 vistas