Buscar

México ha tenido respuesta débil ante pandemia



Todos los conteos sitúan a México en el tercer puesto con peores cifras absolutas de muertos por Covid-19. El recuento de la Universidad Johns Hopkins coloca al país como el sexto en número absoluto de casos. El auge de las cifras de contagios y decesos es alarmante, pero tiene una explicación: su pobre respuesta en fondos dedicados a paliar la pandemia y su limitada capacidad de realizar tests.


Al menos esas son las conclusiones de un análisis reciente de la revista Foreign Policy, que en su Índice de Respuesta Global a la Covid-19 pone a México en el grupo de países con peor respuesta, con una paupérrima puntuación de 4.5 sobre 100 y en el puesto 34 de los 36 países analizados, sólo superando a Irán y China.


“México obtiene [así uno] de los peores puntajes, derivados principalmente de su débil respuesta financiera y [frágil] política de salud pública, incluido si muy limitado testeo”, resume el análisis de la revista especializada en geopolítica.


Las condiciones con las que México recibió al coronavirus no fueron óptimas, con bajos números de camas hospitalarias y “pobre acceso a un sistema de salud de calidad”, pero su respuesta tampoco ayudó a compensar sus debilidades.


Los analistas de Foreign Policy dan un pobre puntaje a la respuesta financiera del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien eligió no elevar la deuda pública ni movilizar fondos de emergencia y prefirió recortar salarios a funcionarios, amasando un monto que conllevó un “estímulo [económico] extremadamente limitado” y, en general, una respuesta “pobre”.


Tampoco recibe buena nota su directiva de política pública. Las escasas pruebas realizadas y limitados fondos dedicados exclusivamente a la emergencia sanitaria no ayudan a una buena respuesta, algo que se une al “conflicto” entre autoridades federales y estatales, que han conllevado a respuestas desiguales en el país, sin homogeneidad en el paliativo de la pandemia.


Preocupa también a los analistas el alto grado de positividad que deriva de los test, que apuntaría a que mayoritariamente sólo se hacen pruebas a aquellos que ya están enfermos. Algo que provoca directamente que se estén “perdiendo” casos positivos existentes, lo que afecta no sólo a las cifras reales, sino que también impacta la respuesta de la Cuarta Transformación.


Entre los factores diferenciales de la situación del Covid-19 en México, la revista también apunta al “miedo” de contagio y propagación del virus desde Estados Unidos —algo que se ha hecho patente con mayores tasas de infección en los estados fronterizos—, que ha llevado a extremar la seguridad y el control en esos territorios.


El único factor en el que México saca una puntuación aceptable es en su comunicación, algo que la revista estadounidense destaca que se está haciendo principalmente, basándose en datos y hechos científicos.


Foreign Policy planea actualizar su índice regularmente, que definen como el “primer esfuerzo de seguimiento de las respuestas de los líderes nacionales en áreas de políticas cruciales, incluyendo las directivas de salud pública, sus respuestas financieras y la comunicación con el público basada en hechos”.


La clasificación de mejor respuesta al Covid-19 la encabeza Nueva Zelanda, con puntaje perfecto. Cinco de los mejores 10 países: Nueva Zelanda, Dinamarca, Islandia, Bélgica y Alemania, están liderados por mujeres; cuatro de los 15 primeros: Senegal, Sudáfrica, Kenia y Ghana, son del África subsahariana (algo que explican por la preparación previa gracias a las lecciones aprendidas por pandemias anteriores, como el ébola o la influenza AH1N1).


Los últimos puestos, además de China, Irán y México, los ocupan Turquía, Indonesia y Estados Unidos.


La dramática situación de la contingencia sanitaria en México llegó ayer a The New York Times, que dedicaba su portada al creciente miedo en el país al sistema hospitalario, el cual lleva a que los enfermos por Covid-19 a evitar a toda costa ir a los centros de salud, a los que solo acuden cuando la situación es irreparable.


Algo que, además de la mortalidad que conlleva, afecta a los contagios y la propagación del virus, y que esconde sin duda la cifra real del impacto de la pandemia en el país.


Las últimas proyecciones del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud (IHME) de la Universidad de Washington auguran que, para el 1 de diciembre, México acumulará más de 118 mil muertos por coronavirus. Si aciertan, en menos de cuatro meses el país doblará la cifra de fallecidos actual.

17 vistas

© 2020 por Diario Noticias Texcoco