Buscar

Por pandemia, 5 de cada 10 familias mexicanas tuvieron que vender bienes: Inegi



La pandemia ha mermado la economía de las familias mexicanas, ya que un alto porcentaje de éstas se vieron orilladas a recurrir a la venta de un bien o a pedir prestado para poder sobrellevar el impacto en la reducción del ingreso, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).


Al dar a conocer la Encuesta Telefónica sobre covid-19 y Mercado Laboral (ECOVID-ML) correspondiente a abril-julio de 2020, el organismo de estadística reveló que el covid-19 dejó a más del 60% de las viviendas con una disminución en los ingresos.


Para compensar la falta de recursos, las familias tuvieron que vender algún electrodoméstico, joyas, muebles, bicicletas, relojes y hasta vehículos.


En abril fue del 37.4% de las viviendas encuestadas tuvieron que recurrir a dicha estrategia de vender un bien o pedir prestado, en mayo se presentó en el 40.2%, en junio incrementó al 41.8% y con mayor frecuencia en el mes julio en donde prácticamente cinco de cada 10 viviendas del país lo hicieron debido a la reducción de ingresos.


Esta reducción está relacionada con la pérdida del empleo, ya que en el 30% de las viviendas se reporta que alguno de sus integrantes perdió su trabajo por el covid-19 durante los meses de abril, mayo y junio, en julio es el mes que reporta un porcentaje ligeramente menor, 28.4%.


De acuerdo con el Inegi, de los 35.7 millones de personas ocupadas, el 22% se declaró ausente temporal o que fue suspendida durante la contingencia sanitaria; en los meses de mayo y junio este porcentaje fue menor.


Sin embargo, en julio, el 88% de la ausencia o suspensión laboral fue por la pandemia originada por el covid-19, mientras que en los meses anteriores esta causa representó más del 90%, por lo que se puede señalar o esperar que a partir de julio este motivo de ausencia o suspensión laboral comience a descender.


Derivado de las medidas de distanciamiento social para contener la pandemia, un porcentaje importante de población ocupada tuvo que trabajar desde casa, ya se había informado que en abril este porcentaje fue del 23.5%, en mayo y junio el de ocupados baja a 19.2% y 15.2% respectivamente.


De este porcentaje de población que trabaja desde casa, en el mes de abril el 70% señaló contar con el equipamiento necesario para hacerlo, para el mes de julio el 81% de la población ocupada que permanece en casa señala tener el equipo necesario y sólo el 3% reportó no tener equipamiento, muy probablemente varios de los que retornaron a sus lugares de trabajo fue porque no contaban con el equipo o no con el necesario.


Mexicanos desprotegidos ante desempleo


Los trabajadores mexicanos se encuentran desprotegidos ante el desempleo y son vulnerables ante contingencias como la que se vive actualmente.


En julio el 89.4% no recibió ningún tipo de apoyo; el 6.6% apenas alcanzó un apoyo del gobierno; el 4.1% contó con un salvavidas económico de un familiar; mientras que el 0.4% tuvo la oportunidad de otro tipo de ayuda.


La situación es grave, ya que de la población subordinada remunerada, se identifica que prácticamente uno de cada cuatro personas fueron suspendidas del trabajo por el covid-19 y como fueron pasando los meses un mayor porcentaje de los subordinados remunerados suspendidos, dejó de recibir pago.


Así, en el mes de julio de los 24.5 millones de población subordinada remunerada, 6.2 millones fue suspendida y de esta el 38.5% recibió su sueldo completo, el 31.7% lo recibió de forma parcial y un 29.8%, no recibió pago.


De los 5.4 millones de personas que trabajaron desde su hogar, una gran parte, participó en otras actividades de trabajo no remunerado, representando en muchos de los casos no solo una doble actividad, sino una mayor carga de trabajo.


Por ejemplo, el 31% también dedicó su tiempo al cuidado de personas; el 82% realizó quehaceres domésticos; el 21% le dio mantenimiento a su vivienda; el 44% aprovechó para realizar trámites; el 9% se ocupó en el traslado de personas; mientras que 12% también estudió.


Así pues, con todo y las carencias, el uso de cubrebocas aumentó conforme pasó el tiempo de la contingencia, inició en abril con 81.6% de las viviendas y en julio se reporta que el 96.3% de las viviendas, sus integrantes hacen uso del cubrebocas como medida de prevención al salir de casa.


Sin embargo, una de las medidas que ha ido en descenso es el lavado de manos, pues en abril fue muy alta su mención con 94.4% de las viviendas en donde se practicaba, y fue descendiendo para ubicarse en 79.1% en julio. La sana distancia, se ha mantenido casi idéntico, es la medida que menos ha permeado con el 72%.

20 vistas

© 2020 por Diario Noticias Texcoco