Buscar

SEP no tomó en cuenta a comunidades pobres: niños de Chiapas pagan la factura



En los veinte municipios más pobres de Chiapas, el 45% de los estudiantes de educación básica que eran beneficiarios del programa social Prospera, no pudieron continuar con sus estudios durante la pandemia. Tuvieron que abandonar la escuela a pesar de ser beneficiarios de las Becas para el Bienestar Benito Juárez que otorga el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.


Así lo revela una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). De acuerdo con la organización, las familias afectadas señalaron cinco razones principales por las que los niños abandonaron sus estudios: la falta de dinero para pagar el servicio de internet, la carencia de un equipo de cómputo o televisión en casa, horarios de clases no accesibles, la ausencia de una persona mayor para supervisar las actividades escolares y la inexistencia de información sobre cómo ingresar a las clases en línea.


En entrevista para Latinus, el investigador Leonardo Núñez González de MCCI, consideró que el programa Aprende en Casa de la SEP “no tomó en cuenta las deficiencias y las carencias de los hogares mexicanos de las comunidades más pobres”.


Otro problema es que antes, en programas como Progresa, Prospera y Oportunidades, la entrega de apoyos a familias en pobreza extrema se combinaba con la obligación de los padres de llevar a sus hijos a chequeos médicos y a la escuela. El actual programa de Becas para el Bienestar Benito Juárez únicamente establece la entrega 800 pesos mensuales por familia. A decir de Núñez González, esto implica una desarticulación de las políticas públicas.


“Al entregar sólo una transferencia monetaria y dejar de trabajar en la construcción de instituciones alrededor de esa política, lo que tenemos son consecuencias peligrosas para los niños”.


El investigador agregó que las políticas públicas del actual gobierno no están ayudando a solucionar los problemas estructurales que afectan sobre todo a los más pobres.


“La gran tragedia es que esas desigualdades siempre han estado ahí. Hoy el gobierno presume que las combate como nunca, pero los instrumentos de política pública que está desplegando son equivocados e insuficientes. Y lo que está provocando es que esas personas no logren crear las condiciones para cerrar la brecha y por el contrario, se siguen quedando rezagadas”, expuso.


La investigación sobre los estudiantes que abandonaron sus estudios en Chiapas se realizó en los municipios de Chenalhó, Chiapa de Corzo, Cintalapa, Comitán de Domínguez, Frontera Comalapa, La Concordia, La Trinitaria, Motozintla, Ocosingo, Ocozocoautla de Espinoza, Palenque, San Cristóbal de las Casas, Simojovel, Tapachula, Tenejapa, Tonalá, Tuxtla Gutiérrez, Venustiano Carranza, Villa Corzo y Villaflores.

23 vistas