Buscar

Varios vídeos muestran a un hermano de López Obrador recibiendo dinero para campañas electorales



Al impoluto discurso anticorrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador le ha salido una espina. Varias grabaciones, publicadas este jueves por el portal de noticias Latinus, muestran a uno de los hermanos del mandatario –Pío López Obrador– recibiendo sobres de dinero de parte de David León, actual titular de la nueva distribuidora estatal de medicamentos. Las imágenes son de 2015 y captan la entrega de apoyos para actividades electorales en el Estado de Chiapas del entonces dirigente de Morena. León ya llevaba año y medio haciendo esos pagos, según declara en las grabaciones. Se trata de alrededor de dos millones de pesos, unos 90.000 dólares. El presidente ha pedido que se investigue el episodio y ha apartado al funcionario implicado de su cargo.


En uno de los vídeos de junio de 2015, David León, que en esa época trabajaba como consultor, acude a casa de Pío López Obrador para entregarle un paquete que asegura contiene un millón de pesos (45.000 dólares). A continuación, hablan de la próxima entrega de un segundo millón. León le pide entonces que informe a su hermano del origen del dinero. “Hazle saber al licenciado a través de tus medios que lo estamos apoyando. El chiste es que él vea que hay apoyo”, dice. “Hermano, hermano. Lo sabe, lo sabe perfectamente bien. Además ya mandé yo mensajes”, responde Pío López Obrador.


En otra grabación de mayo de 2015, el hermano y David León se reúnen en un restaurante para otra entrega de dinero, envuelto en un paquete de color anaranjado. En esa ocasión, Pío López Obrador toma notas en una libreta negra, mientras se queja de los retrasos en el pago y de que la cantidad no está completa. Faltan 30.000 pesos. “Se entrega el mes”, dice. León se justifica: “He estado tarde algunas veces, pero estamos hoy...”. “Sí, sí, yo entiendo hermano. Ok”, afirma el otro.


La revelación mancha una de las principales banderas de López Obrador: el combate contra la corrupción. El presidente ha dicho esta mañana en conferencia de prensa que desconoce el origen del dinero y que no sabe si se declaró ante el Instituto Nacional Electoral (INE), algo preceptivo en estos casos. La recepción de aportaciones por encima de ciertos montos y sin el sustento de la documentación requerida puede constituir un delito electoral. “Solo sé que mucha gente aportaba recursos”, ha declarado. Se trataba, ha dicho el presidente, de apoyos de la gente para financiar la campaña de Chiapas, gasolinas, equipos de sonidos, entre otros gastos. “Morena no ganó”, ha recordado López Obrador.


Además, el mandatario ha recomendado que los vídeos sean entregados a la Fiscalía y que su hermano y David León acudan a declarar. “Le he dicho [a León] que enfrente la denuncia y diga la verdad”. “Yo ya sabía que se publicarían esos vídeos hace cinco días, por eso le he dicho a que no podía hacerse cargo de la empresa de medicamentos”, ha señalado. “Buscaremos a otra persona en tanto esto se aclara y David queda limpio”.


León, que acababa de ser nombrado al frente de la distribuidora de medicamentos y que hasta hace poco fungía como coordinador de Protección Civil, ha reconocido la validez del vídeo. “De noviembre de 2013 a noviembre de 2018 yo fui consultor, no servidor público. Mi manera de apoyar al Movimiento fue recolectar recursos entre conocidos para la realización de asambleas y otras actividades”, ha afirmado en su cuenta de Twitter. Antes del escándalo, López Obrador lo había llamado “uno de los mejores cuadros del Gobierno”.


La publicación de los vídeos se da en plena vorágine por el caso Lozoya. Esta semana, se ha filtrado material vinculado a esta causa: una grabación que muestra a un grupo de políticos recibiendo sobornos y la denuncia del exdirector de Pemex Emilio Lozoya en la que implica a tres expresidentes y a otros 14 políticos en episodios de corrupción. López Obrador ha solicitado la difusión de este material como medio para “purificar la vida pública”. Ahora, la grabación de una entrega de dinero, escena parecida a aquellas que él tanto ha criticado, se torna en su contra.


El presidente ha afirmado este viernes que la filtración de estos vídeos se debe a las acciones tomadas para investigar el caso Lozoya y, en un intento por minimizar el golpe de la grabación, ha insistido en las diferencias cuantitativas entre el escándalo de corrupción del momento y el vídeo de su hermano. En el primero hay 200 millones de dólares en “mordidas y corrupción de dinero público” y en el segundo se trata de “unos dos millones de pesos (90.000 dólares)”.


No es la primera vez que López Obrador se ve salpicado por un videoescándalo. En 2004, se difundió una grabación en la que se veía a René Bejarano, coordinador de la bancada del PRD en Ciudad de México y político cercano al hoy presidente y entonces jefe de Gobierno de la capital, recibiendo fajos de billetes del empresario argentino-mexicano Carlos Ahumada. Bejarano fue encarcelado y posteriormente absuelto. Ese mismo año, Gustavo Ponce, secretario de Finanzas de López Obrador, salió en un vídeo en el que apostaba dinero en el casino Bellagio de Las Vegas. Fue destituido por el entonces jefe de Gobierno y posteriormente acusado por la Procuraduría de enriquecimiento ilícito. De todos modos, el hoy mandatario, quien preparaba su candidatura para la elección presidencial de 2006, dijo ser víctima de un complot para dañar su carrera.

13 vistas